Comenzar el día

Lo que todos queremos es comenzar el día con “el pie derecho”

Comenzar la mañana con mucha energía, optimismo, y entereza para emprender nuestras actividades diarias y los nuevos retos, es la mejor forma de tener un buen desempeño diario.

Se dice por ejemplo que nunca es bueno tomar decisiones importantes durante la noche, pues el cerebro y el cuerpo están agotados por el desgaste físico del trabajo, la universidad, el colegio o los que haceres en el hogar, por lo cual la mente no piensa de manera objetiva y puede ver un panorama oscuro en algunas situaciones. Además, no sacamos nada con angustiarnos y preocuparnos antes de dormir, pues cada día trae su propio afán y nada sacamos con estar preocupados, pues mientras hay vida, hay esperanza.

Lo mejor es analizar la situación, reflexionar sobre todo el día, compartir con la familia, leer un rato e irse temprano a la cama, para que el cuerpo cumpla todo el ciclo del sueño y repare adecuadamente cada una de las funciones del organismo, además de recargar fuerzas, energía y tener un óptimo estado de salud.

Generalmente al comenzar el día después de un apropiado descanso, nuestra manera de ver la vida es diferente, vemos solución a muchas decisiones y tenemos la mente despejada para pensar claramente. Lo ideal es levantarse con una buena actitud y alegría, y agradecidos por un día más de vida y las oportunidades que muchas otras personas no tienen.

El mundo agitado de hoy, el tráfico, los trancones, el transporte, las largas distancias de muchos hogares a sus respectivos lugares de trabajo y estudio, muchas veces obstaculizan tener unas buenas mañanas. La mayoría de días estamos corriendo con muchas actividades a primera hora del día antes de salir de casa.

Al levantarnos tenemos que correr para estar listos a tiempo, y hay varias cosas por hacer, como ordenar la casa, arreglar la habitación, los niños, la mascota, los bebés, la pareja, la ruta, y sin contar con que muchas personas preparan el almuerzo para llevar al trabajo y dejar lista la comida a los hijos al regreso del estudio, además de preparar el desayuno y realizar más quehaceres a primera hora de la mañana. Y con todo ese ajetreo estar bañados, arreglados y perfumados para llegar a tiempo al trabajo.

La rutina diaria puede absorbernos y las mañanas pierden el sentido de ser un nuevo día, una nueva oportunidad de vida. El afán no deja que disfrutemos cada instante en compañía de nuestros seres queridos. Lo ideal sería tener una organización y distribución de tareas para que todo no se haga a las carreras, como viviendo una vida esclavizante y sin sentido.

La mayoría de veces ni siquiera saboreamos el desayuno, y si es que desayunamos, pues todo es tan rápido que no hay tiempo para nada, cuando lo más importante sería compartir

ese valioso tiempo en familia, tener un espacio importante para compartir, agradecer, dialogar, y comer con calma antes de salir de casa, pero la verdad es que debemos hacer un alto en el camino y reflexionar acerca de que la vida no se nos puede ir así de rápido en este mundo agitado y pasajero.

Al comenzar el día, si organizamos bien nuestras mañanas podemos tener más tiempo de calidad, siendo más productivos y disciplinados.

Otra cosa muy importante es no saltarnos el desayuno, pues el cuerpo lleva varias horas sin comer nada y el alimento es nuestro combustible para garantizar que cada órgano de nuestro cuerpo funcione perfectamente y tengamos la energía suficiente para llevar a cabo todas nuestras tareas diarias, además de tomar todas las vitaminas, minerales, grasas, y proteínas necesarias para un cuerpo sano.

Por esto, no hay nada mejor que comenzar el día con un exquisito y saludable desayuno balanceado. Lo ideal es tomar un vaso de agua en ayunas para desintoxicar el organismo y preparar el organismo para la ingesta de alimentos. Nuestro desayuno debe incluir una porción de fruta y/o jugo de fruta natural, una porción de queso, yogurth o leche, una proteína como el huevo o carne, y un carbohidrato como pan, arepa, tostada, galleta, también puedes incluir cereal, avena, o frutos secos.

Sabemos la importancia del desayuno y por esto nos esmeramos en diseñar los mejores desayunos sorpresa de la ciudad, con varias opciones de menú saludable y balanceado. Pues no hay nada más especial que comenzar el día don un exquisito desayuno a domicilio en el hogar, oficina o el lugar donde se encuentre tu ser querido.

Nuestros desayunos sorpresa están enfocados en cubrir las necesidades alimenticias diarias, además que no hay nada más hermoso que recibir una sorpresa tan exquisitamente saludable. Queremos que tu ser querido quede maravillado por la excelente presentación de nuestros productos, su calidad e inigualable sabor.

Recibir un desayuno sorpresa a domicilio es la mejor forma de comenzar el día, recargar baterías llenas de amor y sentimientos hermosos, alegrarás la mañana de esa persona tan importante en tu vida.

Te ofrecemos gran variedad de productos, en nuestra página puedes elegir a mejor opción de desayuno, o cualquier otro regalo para comenzar el día, además que puedes complementarlo con otros detalles como brownies, chocolates, globos, flores y muchas sorpresas más.

Vivista nuestra página, estamos para brindarte la mejor información y servicio, pues lo más importante para nosotros es garantizar clientes totalmente satisfechos y felices al comenzar el día.