La taza de Café

Una taza de café es un placer para disfrutar en cualquier momento del día

No hay nada más placentero a cualquier hora del día que una deliciosa taza de café, ya sea en la mañana al levantarse, al desayunar, a media mañana, después de almorzar, en la tarde o en la noche. Cualquier momento del día es ideal para tomar una taza de café, pues además de su exquisito sabor y aroma, también nos permite estar activos y con mucha energía para todas las actividades diarias.

La palabra café viene de la palabra Kaweh, que significa vigor o fortaleza y después del agua, es la bebida más consumida en el mundo. Se toma de distintas maneras en el mundo, por ejemplo, los mexicanos le añaden canela, los etíopes le ponen un poquito de sal y los marroquís le agregan una pizca de pimienta.

El café hace parte de nuestra cultura, pues es uno de los productos más representativos de nuestro país, el café colombiano se caracteriza por tener un suave sabor, lo que lo categoriza como el mejor café del mundo, y por ende es el fruto colombiano por excelencia. Su sabor suave y cultivo artesanal lo diferencian de otros países más industrializados en donde se torna amargo, poco perfumado y más astringente. Convirtiéndola en una bebida tradicional en cada hogar, oficina, o reunión. Es muy común recibir a los invitados con una taza de café, también es común servir café en todo tipo de reunión social o después de comer. El café también se ha convertido en un pretexto para reunirse con amigos y personas especiales para compartir y conversar. Es una costumbre salir a tomar café a lugares especializados en éste producto, con amigas, amigos, con la pareja, con algún familiar, o también para reuniones de ejecutivos, de negocios, reencuentros, tarde de onces y cualquier otra excusa para compartir una deliciosa taza de café caliente.

Y sin contar su excepcional aroma que evoca la vida en las montañas cafeteras de nuestro país, esa vida entre los cafetales y casas coloridas llenas de recuerdos de innumerables familias que con esfuerzo día a día se dedican a recolectar estos delicados frutos que al final de todo el proceso de producción terminamos saboreando en nuestra taza diaria de café.

Cuenta la historia que el origen de su consumo se remonta a un monasterio en donde después de probar unos amargos y pequeños frutos rojos fueron lanzados al fuego. Instante en el cual aquellas insípidas semillas tostadas comezaron a emanar un exquisito olor, que desde ese mismo momento los cautivó y de allí en adelante a todos los que caen en sus delicados sabores. Tiempo después estas semillas se llevaron a la península arábiga aproximadamente en el año 1000, donde durante siglos se explotaron sus cualidades. Fue en éste lugar donde se creó una bebida oscura, con propiedades estimulantes para los guerreros en la batalla contra el Islam. Luego se extendió a Siria, posteriormente en el siglo XVI, ésta bebida llegó a Europa donde tuvo gran aceptación, y finalmente en 1689 llegó a América.

Con relación a su llegada a Colombia hay muchas historias, pero la más popular dice que el café llegó al país por el Oriente a principios del siglo 18. Lo que si tenemos claro es que la región de Santander fue la primera zona donde se empezó a cultivar café y se fue extendiendo por el país hasta llegar a lo que hoy conocemos como la zona cafetera. Aunque en Colombia por su excelente clima y tierras, permite que se desarrollen varias zonas cafeteras en todo el país con variedad de cafés especiales, lo cual además de proporcionar el mejor café del mundo, también las hace unas hermosas zonas de interés turístico.

El café tiene incontables propiedades curativas, ideal para mejorar el sistema nervioso, y si se consume con moderación puede tener excelentes beneficios para el organismo. También ayuda a problemas respiratorios, puede ser empleado como descongestionante para los resfriados porque descongestiona los bronquios. Su principal elemento es la cafeína que también se utiliza como componente de muchos medicamentos para diferentes afecciones. Mejora el rendimiento intelectual, incrementa la capacidad de concentración y coordinación, mejora el estado de ánimo y disminuye el cansancio. Posee efectos diuréticos que ayudan a la salud de los riñones. Se dice que tomar café verde o sin tostar ayuda a la pérdida de peso, ayuda a eliminar desechos y grasas. También es utilizado en muchos tratamientos de belleza y mejoramiento de la piel. Hay muchos remedios caseros con café para tratar diversas dolencias.

Lo ideal es tomarlo sin azúcar, pero dependiendo de la región muchos lo endulzan con miel, panela, azúcar blanca o morena, Stevia, o endulzantes dietéticos.

Hoy en día hay innumerables variedades de disfrutar una deliciosa taza de café puro, por ejemplo, un café tradicional, o un expreso, un expreso corto, un expreso doble, un café americano. Pero si por el contrario preferimos nuestra bebida con un ligero toque de leche para suavizar el sabor intenso del café, podemos disfrutar un latte como un macchiato, un cappuccino, un cortado, un café latte, o un panna.

Si te gustan las dulces combinaciones en tu taza de café, puedes elegir también un café latte de vainilla y caramelo, un café caramelo latte, un latte selva negra que viene con chocolate, o un café moca o mocaccino solo o con crema batida.

Pero si prefieres una opción refrescante también hay muchas opciones de cafés y expresos fríos con hielo o frapeados. Algunos de ellos son el café Freddo, un latte frio, un brasileño con canela, un frapeado, una malteada de café a base de helado de vainilla y expreso frío, o una malteada de café y chocolate.

Por todo esto y mucho más, el café hace parte de los mejores momentos de nuestras vidas. Cada sorbo de una deliciosa taza de café se convierte en un motivo para compartir y es la mejor manera de iniciar el día y terminar el día.